Como señalaba el académico Roger Fisher en su libro sobre métodos de negociación “Si ¡de acuerdo!”, “Gústele o no, usted es un negociador…se negocia todos los días… la negociación es un medio básico para obtener lo que queremos…”.

Negociamos desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, y no nos damos cuenta. Si bien es cierto que no todas las negociaciones son similares, si podemos afirmar que la vida es un estado de constante negociación.

Negociamos con los pacientes, con otros colegas, con las asistentes, con el personal administrativo, con los técnicos de los laboratorios, con los proveedores y con cualquier otra persona que pertenezca al staff.

Negociamos por los planes de tratamientos, por los presupuestos, por la forma de pago y/o financiación, por las vacaciones del personal y sus reemplazos, por ausencias o llegadas tardes, por los horarios de los turnos etc.

Dentro de cada uno de nosotros está la capacidad de negociar. Saber hacerlo es un requisito indispensable para poder crecer y llegar a lograr todo aquello que nos hemos propuesto.

En general te involucras en una negociación sin darte cuenta cuando necesitas algo de la otra persona o si estás obligado por alguna circunstancia.

Negociar es ponerte de acuerdo con otras personas con las que pensas diferente, es también buscar y lograr algo que querés y te interesa sin perjudicar al otro.

Por esos motivos tene presenteestos Tips al momento de negociar:

  • Tene predisposición para llegar a un acuerdo con la otra persona.
  • Aprende a conocer la real necesidad de la contra-parte, tanto como a hacer saber sutilmente lo que vos requerís.
  • Mantén la calma y el dominio propio en la conversación.
  • Separa siempre las personas involucradas del problema.
  • Concéntrate en los intereses no en las posiciones.
  • Genera una variedad de posibilidades antes de actuar.
  • Busca un acuerdo en donde ambas partes se vean beneficiadas.

Recordemos que negociar no es engañar, no es mentir, no es hacer ostentación del poder ni presuponer que mi verdad es más valiosa  que la de los demás. Negociar es aprender a usar el poder, los recursos y la inteligencia que tenemos con sabiduría para resolver los problemas básicos que tiene una negociación, como lo son los intereses, las necesidades, las preocupaciones y los temores de las partes.

Estos deseos y preocupaciones son intereses, la verdadera razón del problema.

Tengamos en cuenta que no “no llega el mejor, sino el que mejor negocia”.