El odontólogo en la actualidad, está involucrado en una infinidad de situaciones personales, académicas y de trabajo que potencialmente pueden  afectar de forma directa su comportamiento, esto es evidente en el manejo de las emociones que va experimentando en su día a día pudiendo volverse en un estrés constante.


Los últimos estudios realizados acerca de la inteligencia emocional marcan una nueva tendencia en lo cognitivo, a esto se suma los hallazgos de la programación neuro- lingüística, los descubrimientos relacionados con el desarrollo del cerebro, la motivación y las relaciones interpersonales, vitales en el campo odontológico.

El término inteligencia emocional se refiere a la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos, los sentimientos de los demás, motivarnos y manejar adecuadamente las relaciones que mantenemos con las otras personas y con nosotros mismos.

Si lo aplicamos a la Odontología, la inteligencia emocional viene a ser:
  • La capacidad de motivarse a sí mismo.
  • La capacidad de preservar el empeño y las emociones, a pesar de las posibles frustraciones.
  • La capacidad de controlar los impulsos.
  • La capacidad de regular nuestro estado de ánimo.
  • La capacidad de evitar que la angustia interfiera.
  • La capacidad de empatía y confianza con los demás.

En el constante esfuerzo por mantener las emociones reguladas y equilibradas, nos  olvidamos fácilmente que las emociones no solo representan una debilidad, sino también un potencial. Para todos los especialistas en el área de la salud, nuestra solidez emocional es la que decide en que secuencia conseguiremos desarrollar nuestras capacidades innatas. Hay que comenzar diciendo que el hombre es una individualidad irrepetible que tiene el poder de contemplar su propia vida, así el odontólogo goza del privilegio de la conciencia así como también de sus conocimientos, y lo que puede mejorar con ello.

Con frecuencia los profesionales se refieren a la calidad de su vida laboral, constantemente se quejan de que se cansan mucho, que se sienten  desilusionados, apáticos, tristes, que duermen mal, que no tiene ánimo de ir a trabajar, que se sienten nerviosos e irritables .

La psicología en Odontología tiene como objetivo, ayudar al profesional con recursos que le permitan obtener mejor calidad en su trabajo.

La herramienta más útil para ello es aprender a comunicarnos con los pacientes. Si Ud. aprende a conocer y a comunicarse adecuadamente con sus pacientes, podrá manejar y solucionar mejor los conflictos que surjan.  Es por eso que la  inteligencia emocional en Odontología, otorga técnicas que le permiten manejar sus pensamientos, emociones y dirigir sus conductas; ordenarlas y sanearlas para que no  produzcan ansiedad, depresión o malestar; sino relajación, tranquilidad y optimismo.  Principalmente consiste en tratar de ver la realidad, ver  las cosas como realmente son; sin miedo o inseguridad. El grado de dominio que se  alcance sobre estas habilidades resulta decisivo para tener más o menos éxito en la vida personal y profesional.

El Odontólogo que aplique la inteligencia emocional en su profesión  experimentará lo siguiente. :

  • Se sentirá  motivado y más feliz en varios aspectos (pacientes, entorno laboral, personal y familiar).
  • Podrá controlar sus enfados correctamente, así como su frustración cuando las cosas no salen como desea.
  • Tendrá la capacidad para esperar a que las cosas resulten.
  • Será  capaz de ponerse en el lugar del otro y confiar en los demás.
  • Podrá establecer mejores relaciones profesionales con sus pacientes.

Estas competencias producirán también en sus pacientes un contagio emocional, de tal forma que será  más fácil la empatía. Si transmite confianza, entonces le darán confianza; si se  auto- relaja, será  capaz de relajar al paciente. Estas competencias se pueden ir adquiriendo, porque está demostrado que el cerebro es permeable y se pueden seguir almacenando nuevas competencias en él.

En conclusión, los tiempos difíciles pueden presentarse en cualquier momento, algunos originados por diversas causas (individuales, laborales, familiares, sociales, económicas o de relaciones humanas),  pero solo aquellas personas que tengan un manejo adecuado de sus emociones demostradas a través de su conducta en el tiempo, podrán manejar la situación sin que esto cause mayores problemas que el existente. Si su la conducta emocional no es la adecuada, las situaciones tienden a complicarse y lejos de mejorarlas se pueden agudizar, complicando las relaciones familiares y con los compañeros de trabajo o de equipo.
La consultora Gestión Clínica Integral (GECI), en su esfuerzo y labor  por mejorar la calidad de vida del Odontólogo, considera este tema de suma  importancia en la vida del profesional, es por eso que busca  implementar las mejores alternativas para desarrollar, mejorar y aplicar estos conceptos de inteligencia emocional en la profesión. Le invitamos a participar en el “Seminario Workshop “Se puede ser feliz siendo Odontólogo”, que se realizará el sábado 25 de Noviembre  de 2017. Solicite mayor información en: www.geci.cl y en el link https://goo.gl/zRG6Eb